miércoles, 30 de mayo de 2012

La etapa perinatal


La ETAPA  PERINATAL es la que abarca el momento del parto. Comienza con la primera contracción que tiene la madre, pasando por la dilatación del cuello uterino y la expulsión del bebé (lo que es el parto en sí) y acabando 48 horas después de dicha expulsión. Esas horas forman también parte de esta etapa, porque en ellas se comprueba que el recién nacido funciona bien fuera de su madre, en el entorno terrestre, realizando por si mismo todas sus funciones vitales (respirar, comer…).

 

Se desconocen cuáles son las causas que precipitan esta etapa prenatal, pero se cree que determinadas sustancias producidas por la placenta, la madre o el feto, el tamaño del bebé y su efecto sobre el músculo uterino contribuyen al parto.
Esta etapa, como la anterior, la prenatal, tienes varias fases:
1.  Prodrómico o preparto: es un periodo excluido del trabajo del parto el cual no tiene un inicio definido, comienza con la aparición progresiva de un conjunto de síntomas y signos que le servirán a la madre para darse cuenta que se aproxima el momento del parto, aunque no siempre en forma inmediata. Este periodo puede durar hasta dos semanas y finaliza con la dilatación del útero.

2.  Dilatación: se produce cuando las contracciones uterinas empiezan a aparecer con mayor frecuencia, aproximadamente cada 3 y 15 minutos, con una duración de 30 segundos o más cada una y de una intensidad creciente. Las contracciones son cada vez más frecuentes y más intensas a medida que se va acercando el momento de la expulsión, haciendo que se dilate cada vez más el cuello del útero, lo que permite denominar a este período como período de dilatación.
La duración de este periodo es variable según si la mujer ha tenido trabajos de parto anteriores (en el caso de las primerizas este dura hasta 18 horas) La etapa termina con la dilatación completa (10 centímetros).

3.  Nacimiento o expulsión: es el período expulsivo o período de pujar, termina con el nacimiento del bebé. Es el paso del recién nacido a través del canal del parto, desde el útero hasta el exterior, gracias a las contracciones involuntarias uterinas y a poderosas contracciones abdominales o pujos por parte de la madre. En este periodo distinguimos dos fases: la fase temprana no expulsiva (en la que la dilatación es completa, y no existe deseo de pujar ya que la presentación fetal no ha descendido) y la fase avanzada expulsiva (en la que al llegar la parte fetal al suelo de la pelvis, se produce deseo de pujo
materno). Es deseable no forzar los pujos hasta que la madre sienta esta sensación, para no interferir con el normal desarrollo del parto.
Al nacer, un bebé de tamaño medio puede llegar a medir unos 49-50cm y pesar unos 3-3,5kg, aproximadamente.

4. Alumbramiento: comienza en la expulsión de la placenta, el cordón umbilical y las membranas; esto lleva entre 5 y 30 minutos. El descenso del cordón umbilical por la vulva después del parto es una indicación del desprendimiento final de la placenta, cuanto más sale el cordón, más avanza la placenta hacia fuera de la cavidad uterina. Ese movimiento natural del cordón umbilical proporcional al descenso de la placenta se conoce con el nombre de signo de Ahlfeld.



















Aquí dejamos dos enlaces con dos vídeos en los que se ven claramente como es el parto:





Aunque esta etapa es la más corta en el tiempo, es muy decisiva, porque condiciona en muchos aspectos futuros que se puedan dar en el bebé.
El que sucedan situaciones difíciles durante el parto pueden  influir negativamente en la salud (tanto física como cognitiva) de la futura persona.
Algunos problemas que pueden surgir y que pueden influir negativamente son:

  •     Las vueltas de cordón: se trata de que en vez de que el cordón este suelto por la placenta, se encuentra enrollado en el cuello del bebé (también puede enrollarse por el cuerpo, pero en el cuello es más peligroso). Esto no sucede por algo en concreto, si no por mala suerte, dicho coloquialmente. Las vueltas de cordón pueden provocar tanto anoxia (al bebé no le llega nada de oxigeno para respirar y por tanto se asfixia) como hipoxia (al bebé le llega algo de oxigeno pero no el que necesita para poder respirar). Si esto sucede y no se soluciona a tiempo el bebé puede morir o sufrir daños cerebrales (necrosis: muerte neuronal). 
  •      Accidentes obstétricos: son accidentes que suceden por culpa de los obstetras, que son los médicos especialistas en el parto. Es decir, cuando se dan cuenta tarde de problemas que puedan surgir en el momento del parto y que pueden ser negativos y hacer sufrir tanto a la madre como al bebé. Estos especialistas pueden utilizar varios mecanismos o instrumentos para ayudarse a sacar al bebé cuando sucede algún problema.
    •      Cesárea: la cesárea es un parto por cirugía abdominal. Se aplica cuando el parto natural por vía vaginal supone un riesgo para el feto o para la madre, superior al de la cesárea. Las principales situaciones que requieren hacer una cesárea  son: posición anormal del bebé (en posición transversal, etc.), posición anormal del cordón umbilical, posición anormal de la placenta y que el niño sea excesivamente grande, para el canal del parto. En este tipo de partos la etapa perinatal es dos días más largo, y que la madre necesita estar bajo observación durante 2 a 4 días.
    •       Fórceps o Espátulas:  son instrumentos muy parecidos que a modo de pinza se utilizan para la extracción de la cabeza del feto durante el parto. La diferencia entre ambos radica en el que el primero está unido en su mango, mientras que el segundo no, son dos espátulas por separado.
    •       Ventosas:  Pieza cóncava de material elástico en la que al ser oprimida contra la cabeza del casi recién nacido se produce un  vacío quedando adherida a ella.



Después de nacer el neonatólogo realiza a todos los recién nacidos el test de Apgar con el que comprueban de manera general que el bebé está en correctas condiciones.
El test se realiza al minuto, a los cinco minutos y, en ocasiones, a los diez minutos de nacer. La puntuación al primer minuto evalúa el nivel de tolerancia del recién nacido al proceso del nacimiento y su posible sufrimiento, mientras que la puntuación obtenida a los 5 minutos evalúa el nivel de adaptabilidad del recién nacido al medio ambiente y su capacidad de recuperación. Un recién nacido con una puntuación más baja al primer minuto que al quinto, obtiene unos resultados normales y no implica anormalidad en su evolución. De lo contrario, un recién nacido que obtiene una puntuación más alta en el primer minuto que en el quinto o marca 0 puntos de Apgar se debe de evaluar clínicamente su condición anatómica para dictaminarle estado de muerte. Por debajo de 7 puntos hay que estar atento, el niño podría tener algo mal.
Con este test, se  evalúa al recién nacido a partir de cinco parámetros fisioanatómicos simples: el color de la piel, la frecuencia cardiaca, los reflejos, el tono muscular, y la respiración. A cada parámetro se le asigna una puntuación entre 0 y 2, sumando las cinco puntuaciones se obtiene el resultado del test. Las medidas del test serían de este modo: 


0 puntos
1 punto
2 puntos
Acrónimo
Color de la piel
Todo la piel de color azul
Extremidades azules pero cuerpo rosado
Toda la piel de color  rojo
Apariencia
Frecuencia cardiaca
No posee
Menos de 100
Más de 100
Pulso
Reflejos de irritabilidad
Sin respuesta a estimulación
Mueca/llanto débil al ser estimulado
Estornudos/ tos/  pataleo al ser estimulado
Gesto
Tono muscular
Ninguna
Alguna flexión
Movimiento activo
Actividad
Respiración
o llanto
Ausente
Débil o irregular
Fuerte
Respiración




Para finalizar, y recordando lo que dijimos dos entradas atrás, los primeros movimientos corporales que realiza el bebé son los reflejos o actos involuntarios producidos ante estímulos externos. Surgen debido a la mielinización del área subcortical de su cerebro. Son conductas innatas que ya están presentes incluso en los últimos meses de la etapa prenatal. Tienen una finalidad adaptativa al entorno que les rodea como agentes activos. Su evolución es desigual en los bebés, pero lo mejor es que vayan desapareciendo con el tiempo (alrededor del primer año) ya que si no es así es indicio de que el bebé tiene algún problema, la zona o área cortical de su cerebro no se está mielinizando correctamente, la cual es la permite los movimientos voluntarios.
Se les denomina reflejos primarios, reflejos arcaicos o reflejos del recién nacido, y son:


Reflejos
Definición

 Respiratorio

 Se pone en marcha cuando entra el oxigeno en los pulmones: respirar.

De succión

Se produce cuando el recién nacido nota algo en sus labios.


De orientación, de los puntos cardinales u hociqueo

Consiste en que el niño gira la cabeza para el lado que le tocas alrededor de los labios.

De prensión o Grasping

El bebé cierra con fuerza la mano cuando nota algo en ella. Lo hace de manera tan fuerte que es capaz de soportar un peso equivalente al suyo.
  
De  Babinski

El bebé junta los dedos de los pies y los inclina hacia dentro como para coger aquello que le ha rozado los pies.


De Moro o del abrazo

El niño se asusta al enfrentarse a un estimulo brusco o inesperado, reaccionando echándose para atrás con los brazos estirados volviendo rápidamente a encogerlos sobre su pecho.

De la marcha automática

 Al colocarlo de pie sobre una superficie comienza a mover las piernas intentando caminar.

Natatorio

Al colocarlo en el agua mueve los pies chapoteando.



De reptación

Al colocarle en una superficie plana boca abajo y poniéndole un límite en los pies el bebé empieza a reptar hacia delante empujándose con las piernas, flexionándolas y estirándolas.


Tónico – cervical

Consiste en que el bebé flexiona el brazo y la pierna de un lado cuando su cabeza gira para el contrario.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada